20 nov. 2007

"Educar para un presente y un futuro sostenible"

Al Gore con “La verdad incómoda” ha obtenido el Premio Nobel, su trabajo ha servido a la causa de los ecologistas sobre lo que le estamos haciendo a nuestra única casa, la tierra y nos hace reflexionar sobre el aterrador futuro que nos espera.
En la actualidad es más importante saber de ecología que de economía, pues de que sirve tener escolares que sean brillantes en lógico-matemática, si no son conscientes del mundo en que se mueven.
El XI Coloquio de Estudiantes de Educación realizado los días 24, 25 y 26 de octubre por la Pontificia Universidad Católica del Perú, tuvo como tema este año “Educando para un futuro sostenible: ¿y el presente?.
De este evento que convocó a estudiantes y maestros, en su mayoría de la capital y que tuvo como conferencistas a Antonio Brack, Manuel Glave, Leonardo Piscoya, Luisa Pinto, Susana Frisancho, Juan Reiser y Jorge Yamamoto, les presento las siguientes conclusiones:
* Las escuelas son las primeras instituciones educativas responsables, al tener un espacio privilegiado para desarrollar la comprensión del mundo y su posibilidad de cambio, es una excelente vía para alcanzar el desarrollo sostenible de nuestro planeta, como ejemplo tenemos que el maestro es el profesional clave en la prevención de desastres, pero la tarea del desarrollo sostenible, que es el único camino que nos queda, no es sólo exclusividad de los educadores, todos los demás actores sociales también estan involucrados (comunidad, medios de comunicación, empresas, gobiernos locales) y deben ser conscientes de su rol, sobre todo preventivo, pues ya basta el ser sólo bomberos de auxilio.
* Uno de los ejes de la sostenibilidad del desarrollo es la ética, pues uno tiene la posibilidad de decidir que se consume y que no, pero para esto se necesita estar permanentemente informado. Incluso ahora todos los movimientos religiosos toman el desarrollo sostenible como un principio dogmático.
* Los medios de comunicación vienen informando sobre las disputas en las comunidades mineras, pero no analizan el por qué de las protestas, la minería no es una actividad económica reciente en nuestro país, lo que sucede es que antes la población no se quejaba porque aceptaban la contaminación a cambio de empleo, pero hoy la minería ya no genera la misma necesidad de mano de obra.
* Se puede ganar muy buen dinero con negocios ambientales que generen empleo rentable, teniendo en cuenta nuestra rica biodiversidad, con desiertos, montañas, y selvas. Se puede citar modelos exitosos a seguir como Arapa-Puno, Maderas Peruanas-Pucallpa, la Asociación de Castañeros de la Reserva Nacional de Tambopata, las comunidades andinas con el manejo de las vicuñas, el ecoturismo en Madre de Dios, empresas socialmente responsables con sus respectivas certificaciones, que están obteniendo millonarios ingresos preservando nuestro ecosistema. Además se sabe que Pucallpa ya se ha instalado la primera planta forestal para vender certificados de carbono, lo que demuestra que se debe explotar más nuestras riquezas naturales, pues nuestro país es un país vivo y no sólo de ruinas famosas y ricas en historia.
Para culminar hay que enfatizar que la educación es sostenible en la medida que posibilite a niños y jóvenes elaborar juicios críticos frente a los problemas ambientales. El maestro debe entender la educación ambiental como una práctica solidaria y de comportamiento social que busque cambiar conductas de desinterés e indiferencia por nuevos valores éticos de respeto, disponibilidad y compromiso con nuestro entorno.

1 comentario:

Anónimo dijo...

ya está probado que vamos camino al fin, porque somos la peor especie sobre la tierra. por eso no tendré hijos porque no quiero que sufran el apocalipsis.
José