20 may. 2011

FEPALC PREOCUPADA POR INTOLERANCIA CONTRA PERIODISTAS PERUANOS

La Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC) expresa especial preocupación por las condiciones en las que tienen que ejercer su quehacer profesional los periodistas peruanos en circunstancias en que, en plena campaña electoral presidencial, han perdido sus empleos, por la vía del despido intempestivo o la renuncia involuntaria.

En las últimas semanas la agresión física y actos de hostigamiento han sido también una constante. La contienda electoral se ha visto empañada por el ataque del que fue víctima el reportero José Luis Lizárraga Torres, de radio Super Éxito, de Satipo y el envió de coronas fúnebres al periodista César Lévano La Rosa, director del diario La Primera, acto cobarde que condenamos y en torno al cual exigimos de las autoridades peruanas una inmediata investigación.

Para la FEPALC los periodistas en Perú viven su momento más oscuro. Los despidos de los comunicadores sociales que iniciaron en Lima con Patricia Montero y José Jara (Canal N) se han multiplicado en todo el país. Se han sumado la cancelación de los corresponsales del diario Correo en Puno, Arequipa y Cusco, el retiro del aire de los programas "Reacción", de Antares Televisión Canal 25, en Tarapoto y "Palabra viva", de radio La Caribeña, en Jaén. Ello sin contar las renuncias de cuatro periodistas Radio Líder, de Arequipa y del conductor del programa Parada 4, de la filial de América Televisión en Huancayo. En todos esos casos se ha atropellado el derecho a trabajar de los colegas y se han silenciado voces y miradas plurales dentro de las redacciones, lo que lesiona el derecho a saber de la colectividad.

Francamente, observamos que los peruanos viven horas cargadas de tinieblas, no sólo por la polarización-país que se está experimentado, sino por la perversa intención de manipulación del voto ciudadano de la que están siendo víctimas los electores.

La FEPALC coincide en todos sus extremos con la consigna de su matriz mundial, la Federación Internacional de Periodistas, que con especial claridad precisa que en un país no puede haber libertad de expresión si los periodistas desarrollan su labor en un entorno de miedo, temor o pobreza.

En razón a ello nuestra organización regional y su afiliada, la Asociación Nacional de Periodistas del Perú, continuarán demandando con energía, sea cual sea el gobierno elegido, el respeto a los derechos de los trabajadores de los medios y garantías reales para el ejercicio de la libertad de expresión, condición indispensable para la consolidación de la democracia.

19 de mayo 2011
Celso Schroder
Presidente FEPALC

Zuliana Lainez
Secretaria Derechos Humanos FEPALC



18 may. 2011

Entrevista a Julio Cotler sobre elecciones presidenciales 2011

Enlazo una entrevista a Julio Cotler que sirve para reflexionar sobre el actual momento politico que estamos viviendo todos los peruanos y peruanas. Vale la pena ver y escuchar a este genial analista politico.
Como dirian muchos, hay un antes y un después al escuchar a Cotler. Sociólogo y maestro peruano respetado por la academia mundial, cuyos estudios sociológicos del Perú son los más consultados por organismos empresariales y privados, nacionales e internacionales, con publicaciones traducidas al inglés.

Para ver la entrevista, hacer click aquí: http://ipnoticias.com/a.asp?t=1&i=2550&d=2011513_163027

6 may. 2011

Campaña Marca País PERÚ

Genial video para reforzar identidad cultural.

5 may. 2011

India: Escuelas inclusivas

Excelente video que grafica la realidad que viven las personas con discapacidad en la India, que actualmente cuenta con escuelas verdaderamente inclusivas.

1 may. 2011

ANP: "Contra la miseria, contra la exclusión, contra la desigualdad"

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú saluda en esta fecha tan significativa para los trabajadores de la prensa, en particular, y de los trabajadores en general, al mismo tiempo que hace votos para que, más temprano que tarde, se haga realidad el encuentro amplio, plural, unitario, que nos permita participar en la construcción de un mundo de paz y democracia con justicia social para todos los peruanos.
La conmemoración del 1 de Mayo, que nos lleva a recordar, con fraterna emoción, el martirologio de quienes en Chicago, hace 125 años, ofrendaron sus vidas para reivindicar el derecho al trabajo decente de los trabajadores, significa para la histórica Asociación Nacional de Periodistas del Perú una valiosa oportunidad para expresar, abiertamente, su preocupación ante la seria deshumanización de la convivencia social y la degradación del quehacer humano en nuestro país, donde un tercio de la población de 29 millones de habitantes, sigue viviendo en estado de extrema pobreza.
La coyuntura política, cuando el pueblo soberano se apresta a otorgar su mandato a un nuevo gobierno del país, le permite a la ANP hacer hincapié en lo social, en virtud de una política económica que vive en estado de desahucio en democracias más avanzadas y que, sin embargo, persiste en mantenerse en esta nación, lo que equivale a decir que la mayoría de la colectividad peruana debe continuar condenada a vivir en la pobreza crítica, en la exclusión social, en la degradación más radical de su dignidad. Una visión objetiva de lo que sucede en los cinturones de miseria que rodean a las ciudades y en las zonas altoandinas y amazónicas constituye prueba de ello.
Para la ANP, como organización representativa de los trabajadores de la prensa, asalariados, autogestionarios y pequeños emprendedores, se ve en el deber de expresar en forma clara y directa, que nuestro país no ha sido otra cosa, en las últimas décadas, que un laboratorio precario, donde no faltó el régimen autocrático que logró imponer la idea de que la justicia social era incompatible con la libertad, con la democracia, con el crecimiento económico, con el desarrollo. Ese régimen, que ahora trata de ocultar su rostro con una mascarilla, sin embargo, pretende reinstalarse para, en definitiva, eliminar la palabra justicia social, señalando despectivamente a los que la reivindican, como pasados de moda, como obsoletos, contrarios a la modernidad y al progreso, siguiendo las recetas del dogmatismo neoliberal (Hayek) que propuso años atrás que, algún día, la humanidad debía sentir vergüenza hasta de utilizar la palabra justicia social.
El tiempo, que es el mejor juez en la vida de la humanidad, ya le ha respondido a esos predicadores de malos augurios. Tales recetas están siendo arrojadas al basurero de la sociedad mundial. Y el pueblo libre de todo dogmatismo esclavista, como es el caso del pueblo trabajador de nuestra patria, lucha ahora por un cambio, que le permita recuperar cuanto social y humanamente se ha perdido. La tarea no es fácil. Todo depende de la clase trabajadora y con ella de los trabajadores de la prensa, para salir de esa esquizofrenia que impuso la creencia que había que separar y sobre todo contraponer lo económico a lo social, con lo humano, pervirtiendo gravemente la misma naturaleza de la economía, que como ciencia y como práctica, tiene un objetivo central, irrenunciable, que es la persona humana, la gente, el desarrollo pleno de los seres dotados de fe y de razón.
La ANP sabe que es también su obligación la de coadyuvar en esa tarea. Asume su responsabilidad y la reitera en este 1 de Mayo, cuando hay compañeros que sufren las consecuencias de su derecho a defender el periodismo decente, expresando que la comunicación periodística es un cometido en toda la sociedad. De ella depende el ejercicio de las libertades fundamentales de la persona humana y el logro de los derechos a la vida digna, a la justicia, a la educación, a la salud.

Lima, 1 de Mayo 2011

COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL