29 ene. 2009

"Los buenos modales se enseñan en casa"

Estaba en la oficina de Imagen Institucional del Poder Judicial, donde realizó mis prácticas de TV en el programa que produce la Corte, cuando entró un señor que arrastraba 5 décadas como mínimo a recoger sus certificados en unos seminarios realizados en el Poder Judicial.
El encargado de la entrega de estos documentos realizó la búsqueda respectiva, cuando de repente el interesado, pidió que también se le entregara los certificados de dos personas que habían asistido con él a las capacitaciones, el Jefe de Imagen Institucional le explicó que la entrega era personal, respuesta que no fue válida ya que con tono prepotente dijo que si no sabían quién era él, agragando que era fiscal y que llamaría al presidente de la Corte, acto seguido tiró los certificados y salió no sin antes escucharme decirle que era un malcriado.
Siempre he pedido "por favor" y he dicho "gracias" cuando corresponde, dos palabras claves en una buena interrelación, además de respetar las reglas de juego del contexto donde me encuentre, eso me lo enseñaron en casa, no en la escuela, ahí sólo se reafirman los buenos modales enseñados en el hogar.
Ironía del destino, el fiscal apellida Hidalgo pero se comportó como un patán,
¿donde quedó su educación y sus títulos adquiridos?
quedaron sólo en el papel, y no quiero ni imaginar como trata a sus empleados, quienes dependen de él por su trabajo, quizás se tengan que morder la lengua para no contestarle.
He conocido personas analfabetas que bien podrían darle lecciones de cortesía y valores a este individuo que sólo reafirma la teoría de que "el papel lo aguanta todo".
Soy afortunada en no tropezar a menudo con este tipo de personas que se creen superiores a los demás, es más, los jefes que he tenido siempre me han tratado con respeto y amabilidad, creo que si hubiera sido lo contrario no lo hubiera soportado.
El Jefe de Imagen Institucional me comentó que era común este tipo de escenas en el entorno del Juzgado y él ya estaba acostumbrado por eso no le dijo nada.
Ahora entiendo también porque algunos abogados se ofenden cuando no se les llama "doctor", como carecen de educación cívica en la práctica, su ego se alimenta pensando que esta palabra los coloca en otro sitial, pobres tontos que no saben que a mayor sabiduria mayor humildad.

11 ene. 2009

Todo a pulmón

Para todos aquellos que se identifican con la letra de ésta canción de Alejandro Lerner

7 ene. 2009

Tres lecciones en Wakama

Dicen que como recibes el año la pasas todo el año, bueno espero que en mi caso no se cumpla.
Eran las 5:00 pm del 31 y aun no tenía decidido donde iba a recibir el año, me encontraba ordenando mi cuarto cuando llegó una amiga para coordinar la movida de la noche.
Quedamos por teléfono con otros amigos y amigas para ir a Chincha, ya que ninguno quería recibirlo en Ica. Chincha queda a 90 min. aprox de donde vivo y no me parecía una mala opción, allá íbamos a decidir entre una peña y una discoteca. Cuando llegamos a Chincha fuimos a la casa de un amigo que nos ofreció llevarnos a Wacama, playa privada, que según él, era la mejor opción.

Realmente no quería ir, porque Wacama queda alejada de la ciudad, pero mis amigas me convencieron y terminamos recibiendo el año frente al mar.
Hasta ahí todo estaba bien, se había decorado un bonito ambiente para la fiesta y había mucha gente con la que se intercambiaban los abrazos con los buenos deseos.
Recuerdo haber brindado con los amigos de Bryan una ronda de pisco puro, trago típico peruano y haber tomado también 1 cerveza en lata, además del sorbo de un trago que nos dieron a compartir, fue lo único que bebí, pero me sentía como si hubiera bebido una caja de cervezas, perdí el equilibrio por completo y caía y volvía a caer al mismo tiempo que mi amiga, que se encontraba en la misma situación que yo.
Monchy al vernos tan mal, se quedó a nuestro lado como enfermera y nos preguntaba si habíamos bebido algo más y la respuesta de ambas fue negativa.
Nos fuimos a descansar a una cabaña hasta las 7 am, al levantarnos yo no tenía equilibrio, pero igual intenté acompañarlas y como no tenía fuerzas les pedí descansar un rato más, y puse mi pareo en la arena para dormir porque era lo único que mi cuerpo quería en esos momentos. Recuerdo escucharlas decir que se querían ir y que dejara de dormir, pero por más que lo intentaba no podía abrir los ojos.
Desperté al promediar las 10 am porque el ardiente sol me estaba quemando la espalda, estaba sola y veía a lo lejos en una cabaña a una madre con sus niños jugando. Intenté levantarme una vez más y no pude, estaba muy asustada, con la cabeza que me quería explotar y sin fuerzas.
Miraba el mar y trataba de explicarme porque me sentía así y no hallaba la respuesta, fue entonces que me metí al agua, las olas hicieron lo que quisieron conmigo, menos ahogarme, luego salí gateando porque me caía si intentaba caminar.
Prendí el nextel y las llamé para ver donde estaban, me contestaron que estaban en la ciudad desayunando y que les diera el alcance porque ya no pensaban regresar a la playa.
Le dije que cuando estuviera en la ciudad las llamaría, en ese momento pasaron por mi mente muchas cosas que pudieron haberme pasado durante esas 3 horas que estuve sola y profundamente dormida.
Pero eso no fue todo, mientras intentaba recuperarme, me llamó mi tío por teléfono y no era precisamente para desearme un feliz año, sino para comunicarme que habían internado a mi abuela en el hospital. El susto me hizo reaccionar y con ayuda de una señora agarré mis cosas y fui en busca de una movilidad que me trasladara a Chincha.
Caminé 40 minutos, todos estaban descansando en sus carpas o cabañas, pero tuve la suerte de que un camión repartidor de agua me hiciera el favor de llevarme hasta la Panamericana Sur.
Llamé otra vez  para decirles que mi abuela estaba hospitalizada por lo que tenía que viajar urgente y una de ellas tenía mi dinero. Una contestó que se estaban yendo a almorzar y que demorarían media hora, no lo podía creer, la otra reaccionó y me dijo que iba a mi encuentro para irse conmigo a Ica. En el terminal no les dije nada, recibí el dinero y me subí al primer bus que encontré.
En el camino de regreso estaba preocupada por la salud de mi abuela y triste por la actitud de 2 amigas con las que compartí muy buenos momentos en los últimos años.
Cuando llegué al hospital mi abuela ya estaba fuera de peligro, yo no le conté nada de lo ocurrido porque no quería escuchar sus opiniones al respecto, ya que sabía que me iban a doler.
Ese día Monchy se apareció en mi casa al caer la tarde, me pidió disculpas diciéndome que no podían despertarme, sus excusas no me parecieron válidas, pero me quede callada, además su preocupación por mi abuela era real y no quería discutir con ella.
Así comenzé mi año, no sabía si contarlo o no y si lo cuento todo por este medio es porque el sentido de este blog es educar con experiencias propias o ajenas y en este caso a mi me quedaron tres lecciones luego de la "gran fiesta" en Wakama:
+ Cuidarme cuando bebo alcohol y con quienes lo hago.
+ Si voy a un lugar alejado, de preferencia iré en una movilidad propia para no depender de otros o asegurarme que el lugar cuente mínimo con taxis (lo que no hay en Wacama)
+ Sólo conoceré a un amigo de verdad en los momentos difíciles, con ellas ya no será lo mismo a partir de ahora.

Franja de Gaza

A continuación lo que ha publicado la web de Radialistas sobre la situación actual en la Franja de Gaza
"Estrenamos el 2009 con una profunda angustia e indignación por la masacre que está realizando el ejército israelí en la Franja de Gaza. Una masacre que cuenta con la complicidad de Estados Unidos, con las contradicciones de la Unión Europea, y la respuesta pusilánime de Naciones Unidas.
No podemos comenzar con alegría este nuevo año sabiendo que en Palestina, la tierra donde nació Jesús de Nazaret, el gobierno sionista, como nuevo Herodes, está matando niños y niñas, gente inocente, está bombardeando a la población civil.
La única solución que tiene este conflicto es sencilla: que Israel devuelva todas las tierras que robó en la Guerra de los Seis Días, en 1967. Mientras esto no se logre, el heroico pueblo palestino seguirá resistiendo, luchando, dando la vida para recuperar su derecho a vivir.
Les invitamos a leer este artículo del judío León Rozitchner, un resumen histórico que permite comprender lo que se está viviendo en Gaza.
Nos despedimos con el saludo de nuestros hermanos y hermanas palestinas: ¡SALAM!
Equipo Radialistas"