29 ene. 2009

"Los buenos modales se enseñan en casa"

Estaba en la oficina de Imagen Institucional del Poder Judicial, donde realizó mis prácticas de TV en el programa que produce la Corte, cuando entró un señor que arrastraba 5 décadas como mínimo a recoger sus certificados en unos seminarios realizados en el Poder Judicial.
El encargado de la entrega de estos documentos realizó la búsqueda respectiva, cuando de repente el interesado, pidió que también se le entregara los certificados de dos personas que habían asistido con él a las capacitaciones, el Jefe de Imagen Institucional le explicó que la entrega era personal, respuesta que no fue válida ya que con tono prepotente dijo que si no sabían quién era él, agragando que era fiscal y que llamaría al presidente de la Corte, acto seguido tiró los certificados y salió no sin antes escucharme decirle que era un malcriado.
Siempre he pedido "por favor" y he dicho "gracias" cuando corresponde, dos palabras claves en una buena interrelación, además de respetar las reglas de juego del contexto donde me encuentre, eso me lo enseñaron en casa, no en la escuela, ahí sólo se reafirman los buenos modales enseñados en el hogar.
Ironía del destino, el fiscal apellida Hidalgo pero se comportó como un patán,
¿donde quedó su educación y sus títulos adquiridos?
quedaron sólo en el papel, y no quiero ni imaginar como trata a sus empleados, quienes dependen de él por su trabajo, quizás se tengan que morder la lengua para no contestarle.
He conocido personas analfabetas que bien podrían darle lecciones de cortesía y valores a este individuo que sólo reafirma la teoría de que "el papel lo aguanta todo".
Soy afortunada en no tropezar a menudo con este tipo de personas que se creen superiores a los demás, es más, los jefes que he tenido siempre me han tratado con respeto y amabilidad, creo que si hubiera sido lo contrario no lo hubiera soportado.
El Jefe de Imagen Institucional me comentó que era común este tipo de escenas en el entorno del Juzgado y él ya estaba acostumbrado por eso no le dijo nada.
Ahora entiendo también porque algunos abogados se ofenden cuando no se les llama "doctor", como carecen de educación cívica en la práctica, su ego se alimenta pensando que esta palabra los coloca en otro sitial, pobres tontos que no saben que a mayor sabiduria mayor humildad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

eso es común, creo ese debería ser un aspecto a evaluar también por los que contratan personal, la cortesia es fundamentla para que haya armonía en cualquier lugar
abrazos Yuly
Maritza

Anónimo dijo...

ay es que la educación y la clase vienen de familia definitivamente
bien que le llamaste la atención
saludos
Carolina

Anónimo dijo...

completamente de acuerdo contigo, la educacion empieza por casa,
saluda a tus abuelos que se que a ti y a tus hermanos los criaron de la mejor manera,
dile al cuero de tu hermano Fer que he leido sus poemas, es increible, nunca pense que fuera tan sensible, el que le dedica a tus abuelos es bello
Karla Santisteban