16 abr. 2012

Los mejores jefes suelen ser padres de familia

En una reciente conferencia en Estados Unidos llamada La paternidad vs. La administración, se mostró como ejemplos de la buena dirección a ejecutivos de Google, Pixar y SAP que eran padres.
Según un artículo de Wall Street Journal, los panelistas aseguraron que muchos conceptos de la paternidad pueden aplicarse para resolver problemas en la administración de las empresas. Así, la relación asimétrica pero justa con los hijos puede ayudar a un directivo a ejercer un verdadero liderazgo con sus empleados.

De igual forma, quienes juegan con sus hijos estarían mejor entrenados para motivar a la generación de ideas y habilidades sociales en sus colaboradores. Y así, por supuesto, fomentar un agradable clima laboral.

El foro también destacó la capacidad de los directivos para manejar personalidades temperamentales, pues naturalmente los padres buscan evitar los berrinches en sus hijos. Y en muchos ámbitos laborales, sobre todo en las organizaciones basadas en la creatividad, incluso los profesionales más talentosos tienden a sufrir de carácter volátil.

Entonces los jefes tienen que lidiar con estos profesionales que, a pesar de su buen desempeño laboral, demandan un tratamiento especial para no despertar su lado menos amigable.

En este sentido, la labor de los padres suele ser de mucha ayuda para los directivos, ya que, al igual que los niños lloran porque tienen hambre o están aburridos, los colaboradores suelen tener ‘berrinches’ cuando algo profundo les molesta. Descubrir su motivación es la tarea del líder.

Extraído del Diario Gestión

1 comentario:

Francisco M. dijo...

Hola amiga, muy buen artículo.

Gracias,
Un saludo,
Francisco M.