14 may. 2010

¡Indignate por el hambre! - FAO

Para los más afortunados, el hambre es una sensación en el estómago que indica la hora de comer.
Para los menos afortunados, el hambre produce debilidad, cansancio, dificultad para concentrarse, desesperación.

La persona hambrienta no piensa en otra cosa que en comer. Para cientos de millones de seres humanos en todo el mundo, esta sensación dura todo el día, todos los días, nunca desaparece.

El hambre enferma y causa daños irreparables a la salud. El cuerpo no recibe las vitaminas y los minerales indispensables para funcionar bien.

Cuando el hambre es crónica y después de pasar días sin suficiente comida, el cuerpo comienza a alimentarse de lo único que tiene: sí mismo. Descompone su propia grasa y sus tejidos, lo que conduce a la inanición y a la muerte.

La verdadera causa del hambre no es la falta de alimentos, sino la avaricia de unos pocos que acaparan la riqueza de muchos. A unos les sobra lo que a otros les falta.

Es inaceptable que mil millones de personas en el mundo vivan en condiciones de hambre extrema.

Indígnate ante esta situación. Indígnate y súmate a esta campaña de la FAO para presionar a los políticos.

Entra en esta dirección, ve el video, y sigue las instrucciones: http://www.1billionhungry.org/Giudody/

Si puedes comparte esta nota con todos tus contactos.

No hay comentarios.: