23 nov. 2009

Despenalización del Aborto

El aborto es un tema que genera dilemas morales, pero que sin duda se ha convertido en un negocio muy rentable para todos aquellos que lo practican informalmente, pese a que las estadísticas arrojan que dicha clandestinidad deja como saldo  la muerte de 100 mujeres al año, lo que lo convierten en la tercera causa de mortalidad materna en el Perú.

La condición económica de las interesadas en practicarselo determina el éxito del mismo, si se cuenta con el dinero suficiente se pueden someter a un aborto seguro en una clínica privada y de no ser así corren el riesgo de acabar en Emergencia por hemorragias o infecciones y muchas incluso terminan incapacitadas para volver a concebir, ya que las lesiones sufridas en su interior no se lo permitirán.

Un informe difundido por la ONG Flora Tristan en base a registros de hospitalizaciones sostiene que de las 370 mil mujeres que abortan anualmente en el Peru, sólo el 20 % pone su vida en manos de un médico mientras que las demás, empujadas por su desesperación y precariedad económica, se arriesga con inescrupulosos personajes y en las mínimas condiciones de salubridad.

Los intentos por despenalizar el aborto siempre terminan estrellándose con un Estado hipócrita que siempre cede a la presión de la Iglesia, que amenaza con excomulgar a cualquiera que apoye la causa, mientras tanto domingo a domingo muchos que llenan sus bolsillos ejerciéndolo dejan sus monedas como ofrenda que a la vez redime sus culpas.

Una encuesta realizada en Lima sobre la legalización del aborto arrojó los siguientes resultados:
De acuerdo en casos de violación: 61% en el sector A (clase alta) y 22% en el sector E (de extrema pobreza)
De acuerdo en peligro de muerte de la madre. 72 % en el sector A y 51% en el sector E.
De acuerdo por problemas económicos: 19% en el sector A y 7% en el sector E.
Son notorias las diferencias de opinión entre ambos sectores, producto en parte de la educación a la que acceden.

Debo aclarar que soy católica porque así me bautizaron (no tuve opción de elegir mi credo religioso), creo en el derecho a la vida y sé que el uso de métodos anticonceptivos evitaría llegar a situaciones extremas, pero vivimos en una sociedad en la cual los sectores de pobreza y pobreza extrema aun no practican la planificación familiar, o por falta de educación o por la idiosincracia machista que predomina en muchos de esos hogares.

Lo irónico de este tema, que atañe directamente a las mujeres y a su derecho de decidir si continúa o no con un embarazo no deseado, es que los líderes de opinión que se han manifestado abiertamente en distintos medios de comunicación a favor de la despenalización del aborto han sido en su mayoría hombres, la pregunta es por qué, será porque se le brinda menos espacios a las mujeres en los medios o porque existe el temor de nuestras lideresas de expresarse al respecto.

"Recuerdo que tenía mucho miedo, pero mi novio y yo ya habíamos decidido no tenerlo porque ambos necesitábamos acabar la universidad, pero no teníamos dinero y acudimos a una dirección que vimos en un periódico donde anunciaban solucionar problemas de atraso menstrual (publicidad que abunda en diarios y revistas), cuando llegamos, un hombre me acostó en una camilla, sentí mucho dolor, cuando terminó todo me di cuenta que no se había colocado ni guantes, al final terminé en un hospital por una fuerte infección, ahí me dijeron que había sido un aborto incompleto y que tenían que hacerme un legrado, fue en esos momentos que me di cuenta que  pude haber muerto, no denuncié al falso médico por miedo y es de lo que más me arrepiento", este es el testimonio de una amiga que hoy tiene 28 años y que alude que cuando tenía 20 no estaba educada en prevención.

Ella no es la única, conozco a varias con distintos motivos por los que decidieron decirle No a la maternidad y no por ello han perdido mi respeto o estima, algunas de ellas se arrepienten, otras no, pero nadie las puede juzgar, porque las consecuencias de sus actos sólo les compete a ellas, en cambio, cuando la cadena de pobreza aumenta, producto de irresponsabilidades en la conducta sexual o por violaciones (cifra alarmante), en estos casos si le compete al Estado que debería dejar a un lado los dogmas a la hora de decidir en temas de salud y desarrollo social.

Por el momento sólo queda rezar, si de algo sirve, por aquellas que en estos momentos están entrando a un consultorio clandestino sin saber con seguridad cómo saldrán de ahí, si es que llegan a salir.

Escucha el clip de la página de Radialistas Apasionados y Apasionadas
http://www.radialistas.net/clip.php?id=1500423


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi voto es encontra, absolutamente nadie tiene derecho a decidir por la vida de nadie (nacer o morir). Nada justifica......... ni la pobreza o inmadurez que suelen tener algunas personas para atentar contra la vida esas acciones son deben ser tomadas de ninguna manera.
Siento mucha tristeza por aquellas mujeres que alguna vez tomaron esa decisión al final no importa si eres católica, evangélica, etc.......existe alguien que nos creo para dar vida y al final es él quien nos mira y nos juzgará.
Tomemos conciencia a veces opinamos por opinar, sólo imaginate que es tu caso y creéme que tendrás otro punto de vista.

Rocio Arias

Anónimo dijo...

si se despenalizara se conseguiría acabar con el negocio informal y reducir las muertes, y eso al final nos beneficia a todos, pero en lo que hay que insistir es en una educación sexual responsable
Elías

Anónimo dijo...

Hola Giuliana
Muy interesante tu publicación con respecto al tema del aborto, pero es como dices compete al Estado que debería dejar a un lado los dogmas a la hora de decidir en temas de salud y desarrollo social.
Debemos de educar a los jóvenes, tengo una hija adolescente y me preocupa mucho el tema de la libre sexualidad, hable con la psicóloga del colegio y me dice: que es difícil frenar a los jóvenes de ahora, cuando ellos deciden tener sexo lo hacen y ya, pocos son los que se informan para prevenir un embarazo, hay otros que piden ayuda cuando están embarazadas sin saber que hacer, asustadas, miedosas y es ahí cuando recurren a la recomendación del amigo (a) para evitar continuar el embarazo, pero no las juzgo son aún niñas que lastimosamente desconocen de lo peligroso y las consecuencias que conlleva este acto, no solo fisiológico sino también psicológico.
Bueno amiga este tema es tan discutido y tan amplio que habría que debatir mucho sobre ello, mientras eduquemos a los que están cerca de nosotros, como hijos, sobrinos, amigos de nuestros hijos y prevenir desenlaces fatales.
Felicitaciones por el artículo.
Atte.
Cecilia Saldaña

Anónimo dijo...

el derecho a decidir es de de ustedes, pero nuestro Estado no es laico pues, ahora sólo las que puedan comprarse las pildoras o atenderse en clinicas privadas seguras lo haran, como siempre la clase privilegiada no se perjudica

Anónimo dijo...

yo me hice un aborto porque era muy joven y mi enamorado tampoco queria, pero no teniamos mucho dinero y me arriesgue mucho, primero nos engañaron con pildoras, luego fuimos donde otra persona que me lo hizo incompleto y al final tuvimos que prestarnos plata y fuimos donde un medico de prestigio que me llamo la atencion por haver recurrido antes a personas que me pudieron haber matado, hasta ahora luego de 8 años sigo teniendo pesadillas recordando, no me arrepiento de haberlo decidido pero tampoco me siento orgullosa de haberlo hecho

Anónimo dijo...

EL ABORTO EN CASOS EN QUE PELIGRA LA VIDA DE LA MADRE O DE VIOLACIONES ES NECESARIO LEGALIZARLO, EN EL CASO DE AQUELLAS QUE LO QUIEREN HACER PORQUE NO TIENEN PARA CRIARLO DEBERIA SER LEGAL SI, PERO IGUAL LES DEBERIA IMPLICAR UN COSTO MAYOR PARA QUE APRENDAN A VIVIR RESPONSABLEMENTE SU SEXUALIDAD
TÚ OPTARÍAS POR UN ABORTO?