25 mar. 2007

Gratuidad de la enseñanza ¿si o no?

Posiciones encontradas generó hace un tiempo, el proyecto de Ley presentado por la congresista Martha Hildebrandt, que pretendía eliminar la gratuidad de la enseñanza en las universidades públicas para los que egresan de instituciones educativas privadas.
Este proyecto se ampara en que el Estado sólo financia dichas universidades en un 70% y el 30% restante debe ser generado por ellas mismas (centros de producción, entre otros)
La congresista sostuvo que dichos ingresos se deberían invertir exclusivamente en investigación, área vital de cualquier centro de estudios, pero que es descuidada en las universidades estatales. Además plantea que los alumnos que no tienen un rendimiento académico satisfactorio, también pierdan la gratuidad. (y hay que tener en cuenta que satisfactorio en las universidades es hasta con 2 cursos a cargo).
Ahora bien, como estudiante de una universidad pública, que día a día experimenta las condiciones precarias en las que realizamos nuestra preparación profesional, sin infraestructura, equipamiento, ni logística adecuadas (al margen del nivel académico de los docentes del que hablaré en otra ocasión), creo que sería saludable que aquellos que pueden económicamente aportar para mejorar la situación actual, lo hagan.
Sobre todo en el caso de los que no rinden académicamente, pues están ocupando el lugar de alguien que pudo hacerlo mejor.
Además está probado que la mayoría que actualmente ingresa a una universidad pública proviene de una institución educativa privada, lo que refleja que aquellos de bajos recursos tienen menos opciones de ingresar a una casa superior de estudios.
Y hay que recordar que las universidades públicas, como es el caso de la San Luis Gonzaga, se crearon gracias a la lucha popular de aquellos que aspiraban al desarrollo a través de la educación, y que hoy no tienen cabida en ella.
Comento esto, porque estamos en vísperas de la apertura del nuevo año académico en todas las universidades del país y todo sigue igual.

1 comentario:

Anónimo dijo...

lo que dices es cierto cuando estudiaba habian muchos vagos que si podian pagar una universidad privafda y que solo iban a calentar el asiento, quitando oportunidad a otros de bajos recursos que lo hubieran hecho mejor
Fabiola