17 jun. 2013

No tenemos derecho a juzgar a nuestros padres

Ayer fue el primer día del padre, sin mi papá y sin mi abuelo, que fue la figura paterna que me acompañó cuando mi papi trabajaba lejos, no fue lo mismo y nunca más lo será, antes nos reuníamos para ver como lo celebrábamos con mi abuelo, porque mi papá no era muy partidario de salir a celebrar. Ayer busque en mi memoria y se me vino a la mente esta fecha en el año pasado, cuando ya sabíamos que estaba mal y ya no se podía levantar, fue creo la primera vez que todos sus hijos nos reunimos y pasamos todo el día exclusivamente con él, fue tan triste y tan significativo a la vez, ese día nos dimos cuenta el tiempo desperdiciado sin disfrutarlo tal cual, preferíamos juzgarlo sin tener derecho de hacerlo, un error que ya no quiero repetir, porque el arrepentimiento suele matar de a pocos. 

Siempre fue muy cariñoso, debí valorarlo y gozarlo más, hoy ya no puedo y lo que más me duele es que mi bebe no recordará sus abrazos, pero yo los llevo conmigo y en los míos se los doy, y lo que me conforta es saber es que él vive en Joaquín y en Rony, Javier, Fernando, Omayra, Linda, Jhojan, Matías, Noah, Doménica, Nicolás y Aaron, a ellos trataré de darles más mi amor a partir de ahora, porque él está en ellos, y porque cómo dijo alguna vez yo fui su primer amor verdadero, yo la mayor de sus hijos y amor con amor se paga, una ley de la vida que honraré en honor a él.

1 comentario:

Carlos A. Martínez dijo...

Giuliana mi tio Ronald era especial en cuanto a su comportamento, pero si te digo que era muy amoroso aunque no lo pareciera, recuerdo que una vez que viajaba a Lima por la madrugada me asaltaron, se lo conte y me pregunto con fiereza quien fue? y le respondi que fue uno que vivia por la cuadra, pasaron los dias y regrese a la casa, me cruce con el y me dijo, chino no te preocupes ya no te volvera a molestar; lo abraze y le dije tio gracias. En realidad mi tio era un hombre que defendia mucho a su familia, asu manera pero lo hacia y nos queria a todos. Lo extraño mucho.