16 abr. 2008

Discriminación sexual no es sólo por falta de educación

Es de sorprender lo ocurrido hace uno días en una de las universidades más prestigiosas del país, donde una docente estuvo presionada a presentar su renuncia, ya que su cuestionada homosexualidad molestaba a los padres de familia y según el personal directivo, perjudicaba la imagen de dicho centro de estudios.
Ella, Esher Vargas, editora de la sección Sociedad del diario Perú 21 y docente en la facultad de Ciencias de la Comunicación, Turismo y Psicología de la Universidad Privada San Martín de Porres, argumenta que la causa de dicho intento de retiro, es su opción sexual, abiertamente declarada, y que al parecer molesta a las autoridades de la facultad en la que imparte clases.
El suyo ha sido un problema de prejuicios, pues su trabajo nunca ha tenido tachas, ya que está por demás demostrada su solvencia profesional, por lo que se negó rotundamente a la propuesta de renunciar planteada por representantes de la universidad y recurrió a LGTB Legal Perú para su defensa.
Su caso ha puesto en evidencia la necesidad de políticas públicas que garanticen los derechos humanos de las minorías sexuales, pues es conocido que en nuestro país hay segregación contra los homosexuales, quienes muchas veces por temor a que sus familias se enteren no denuncian la discriminación de la que son víctimas.
Aquí lo curioso es que muchas veces se vincula estrechamente a la discriminación con la falta de educación, pero en este caso no es por falta de educación, pues es innegable la buena educación que han recibido durante su vida, los docentes y administrativos de la universidad que "piensa en grande". Aquí ya entran a tallar otros factores, entre ellas la formación religiosa, cualquiera ésta que sea que no considera al homosexual, como persona digna de respeto. (todas la religiones consideran la homosexualidad un pecado)
Sabemos que los movimientos defensores de los derechos de las lesbianas y los homosexuales, a nivel mundial han logrado mucho a favor de sus integrantes, incluso en nuestro país cada vez son más los que salen del closet sin vergüenza ni temor, incluso el valor mostrado por la periodista es un precedente importante para todos aquellos que aún no tiene el valor de reclamar sus derechos.
Ser homosexual no es un crimen, es una opción y debe ser entendida así, en lo personal no fui criada bajo los prejuicios tontos de que ellos y ellas no son personas “normales”, es más conozco una pareja homosexual que lleva años de convivencia, ambos son exitosos y se profesan un amor y fidelidad de la que muchas parejas heterosexuales quisieran gozar, incluso alguien muy querido, me confesó hace unos años su homosexualidad, recuerdo haberme puesto triste, pero no por desilusión sino porque tenía miedo del sufrimiento que le esperaba en una sociedad prejuiciosa como la nuestra.
Es hora de que el Código Penal, incluya la discriminación por opción sexual como delito, para que sancione a todos aquellos que transgredan derechos de personas que simplemente gustan de alguien de su mismo sexo, porque no es posible que dicha opción sea una limitación para quienes se esfuerzan por alcanzar sus metas.

6 comentarios:

Smartphone dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Smartphone, I hope you enjoy. The address is http://smartphone-brasil.blogspot.com. A hug.

Servidores dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Servidor, I hope you enjoy. The address is http://servidor-brasil.blogspot.com. A hug.

Anónimo dijo...

Hola Guiliana:

Muy bonito tu blog, y te felicito. Ya quiero también expresar mis ideas por este medio.
Saludos cordiales de tu amiga Cecilia.
Desde Tarapoto muchas energías positivas

Anónimo dijo...

es una pena que avanzamos en muchas cosas`pero los prejuicios siguen en nuestra sociedad subdesarrollada

Anónimo dijo...

no soy homofóbico y creo que somos libes de hacer lo que queramos mientras no le hagamos daño a los demás y es bueno que quienes cçxon victimas de esta discriminacion reclamen sus derechos.
Recién visito tu blog porque me lo recomendó un amigo,
un beso
Renato

Anónimo dijo...

lo de la docente de la USMP si ha mrcado precedentes, pero se entiende que reaccionen asi pues la maxima autoridad de la fcultad donde ella enseña es un sacerdote, la religion en lugar de unir ç, muchas veces desune.
Tamara