28 ago. 2007

Terremoto en Ica

El 15 de agosto del 2007 quedará en la memoria de todos los iqueños como el día en que la tierra desató su ira con una intensidad de 7.9°, por más de 3 minutos (que parecieron eternos) y que bastaron para devastar las ciudades de Chincha, Pisco e Ica.
Todo a mi alrededor hoy es tristeza y caos. Vivo en el distrito de Ica, cuyo centro histórico fue totalmente destruido, así como sus emblemáticos templos. Caminar por la Plaza de Armas significa hoy adquirir una infección a la garganta, por la cantidad de polvo que se respira por ahí, debido a las casonas de adobe derrumbadas.
Cuando sucedió el terremoto, estaba en Lima en un curso de capacitación en el auditorio de la USMP, ubicado en el sótano del edificio de dicha universidad, recuerdo haber subido las escaleras junto con amigas que gritaban y otros que empujaban por la desesperación que provocaban las lunas que parecían iban a estallar, Ya en el jardín, observaba como todos los rostros expresaban pánico y yo sólo rogaba que el epicentro no fuera en Ica y que alguien estuviera con mis abuelos en ese momento.
Lamentablemente no fue así, a los pocos minutos escuchábamos en la radio que en Pisco había sido el epicentro y lo peor era que las líneas telefónicas colapsaron y no podía comunicarme con mi familia, nunca sentí tanta angustia como en esos momentos.
Intenté regresarme a Ica esa misma noche, pero así como yo, muchísimas personas abarrotaron la agencia Soyuz, agencia de transportes que merece el repudio público ya que esa noche llegaron a cobrar hasta S/90.00 por un pasaje que normalmente cuesta S/15.00. Al final no pude embarcarme ni ese día ni el siguiente, por el estado en que se encontraba la vía panamericana sur a la altura de Chincha y Pisco y la ruptura del puente de San Clemente, y para facilitar el transporte de los fiscales que tenían que levantar los cadáveres, así como de ambulancias, cisternas con agua y camiones con víveres y ayuda de todo tipo para los damnificados.
Felizmente que ya para entonces me había comunicado con mis seres queridos y sabía que estaban bien. Mi preocupación ahora era por mis compañeros de la universidad, cuya gran parte residen en Pisco y Chincha y con quienes intenté por todos los medios comunicarme, pero no fue posible hasta hace dos días, que me enteré que la mamá de Pity había fallecido, y así como él, la mayoría de ellos habían perdido familiares cercanos.
De regreso a Ica lo que apreciaban mis ojos a partir de Cañete era desolador, casas derrumbadas, gente pidiendo ayuda a lo largo del camino, mientras el bus avanzaba por una pista de doble vía que en Chincha se convirtió en una sola, ya que el sismo había desaparecido la otra, ese fue el viaje más triste de mi vida, ya que en muchas casas entre Chincha y Pisco, la gente velaba a sus muertos en plena calle, ya que no tenían una casa donde despedir a aquellos que no tuvieron la suerte de sobrevivir.
Ya en Ica, luego de 8 horas de viaje (que sólo se hace en máximo 5 horas) pude abrazar a mi familia, mis abuelos no cesaban de llorar, y la tierra tampoco dejaba de temblar, réplicas que mantenían con los nervios de punta a todos. Esa noche y toda la semana siguiente todos dormían en la habitación más cercana a la puerta de salida y otros incluso fuera de las casas.
Han pasado más de dos semanas de aquel fatídico día, y como voluntaria junto con amigos del Rotary Club, he podido apreciar que la ayuda no cesa de llegar por todos lados, pero aun no se organizan adecuadamente los canales de distribución por lo que muchos aun no han recibido nada, mientras que otros han recibido demás, pero lo peor es que hay personas inescrupulosas que aun en estas situaciones tratan de sacar ventaja, para citar un ejemplo el congresista por Ica, Rafael Yamashiro, se aprovechó de una donación que hicieron llegar agroexportadores arequipeños, para aparecer en la foto como el donador, cuando él ni siquiera gestionó la ayuda y así como él he podido observar a muchos políticos que deben estar buscando la reelección, pero que ni siquiera se preocupan por aligerar la repartición de la ayuda (muchos alcaldes de distritos alegan no tener ni para el combustible), ni brindar la seguridad debida a los que transportamos la ayuda, pues son innumerables los camiones saqueados a mitad del camino por desesperados pobladores y también por vándalos que nunca faltan.
En estos días he recorrido todos los distritos de la campiña iqueña, y todo a mi paso es destrucción pues aquí las casas eran de adobe y ninguna se mantiene hoy en pie y ni que decir de las tradicionales bodegas vitivínicolas, por cuyos alrededores, se respira un olor a vino y pisco. Aquí he visto muchos niños y ancianos, que son los que más llaman mi atención, totalmente desvalidos, sin abrigo, con una tristeza profunda en sus ojos y que parecen estar aun en shock nervioso, por eso no entiendo como puede haber gente insensible que teniendo recursos puede robar parte de las donaciones, como unos policías de San Juan Bautista, quienes luego de habernos resguardado durante el recorrido, se subieron a sus camionetas carpas, sleepings, frazadas y víveres que no pudimos llegar a repartir ese día, sin ninguna vergüenza.
Pero también he podido conocer y compartir con personas maravillosas y desprendidas que ayuda anónimamente sin esperar nada a cambio y que buscan transmitir alegría como en esa inolvidable chocolotada en que hicimos saltar de alegría a niños en El Olivo, caserío totalmente devastado, donde todos duermen en la calle y que espero renazca junto con toda mi región, como el ave fénix entre las cenizas.
Me siento privilegiada por mi situación actual, y por los amigos que tengo y que me llamaron para brindarme su apoyo moral desde distintas partes. Gracias porque en verdad en situaciones como éstas sabemos quienes son los amigos de verdad.
Gracias: Mónica, Claudia, Santiago, David, Zuliana, Roberto, Ceci y José Carlos, Jorge y Katia, Ariel, Giovanna, Lili, Lesly, Rafael, Edith, Pepito, Ilge, Daniel, Rafael, Miguel, Elena, Harumi, Julio, Karla, Guille, Quentin, Lucila, a todos ustedes los llevó en mi corazón.
Y quiero agradecer finalmente a la Asociación Nacional de Periodistas, al Grupo Mitchel de Arequipa y al Rotary Club Ica que me permitieron experimentar lo gratificante que es el ayudar a los demás. Muchas Gracias!!!
En el vínculo adjunto hay un poema escrito por mi hermano Fer luego de esa trágica noche.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Giuliana,

Con mucho dolor leí tu artículo-mail sobre el devastador terremoto que afectó también a la acogedora ciudad de Ica. Con mucha impresión fui conociendo a través de tu relato la gran destrucción que afectó a toda la ciudad, pero me alivió saber que tu familia no sufrió daños personales. Ojalá que haya ocurrido lo mismo con tantos amigos que conocimos en Ica el año pasado durante el Congreso de Estudiantes. Nosotros sabemos perfectamente lo que sucede durante y después de un terremoto, porque también vivimos en una tierra que tiembla casi todos los días del año. La desesperación por el reparto y recepción de la ayuda es lo más terrible, porque mucha gente se queda simplemente sin nada y otros lo acaparan todo. A pesar de la gran tragedia, hay que intentar tener una visión positiva, en el sentido de que serán ahora ustedes los que tendrán en sus manos, con ideas nuevas, planes y esfuerzo, la reconstrucción de Ica en todos los aspectos. Lo mismo que ya han estado haciendo con la Universidad y la Escuela de Periodismo desde mucho antes del terremoto. Te ruego mantenerme informado de lo que está pasando o están haciendo o qué están pensando hacer.

Mientras tanto recibe un gran abrazo y un beso con toda mi esperanza de que pronto saldrán otra vez adelante.

Walter Krohne

Anónimo dijo...

Recien el dia lunes he podido reencontrarme un buen rato con el jabon y a su amiga la ducha caliente, a quien no veia hace casi una semana. Esa ma�ana regrese de Ica, felizmente a 5 dias del terremoto la cosa ya cambia un poco, impresiona un poco la cantida de ayuda que llega y sigue llegando, la maquinaria y los convoyes que vienen por la carretera al mismo tiempo que alguna gente se para al costado de la pista con un cartel que pide ayuda.

Impresiona mucho, aunque que lo peor ha pasado. Pero los primeros 3 minutos fueron demasiado largos: salia de una reunion cerca de la plaza de armas de Ica, y de pronto todo empezo a moverse. Yo siempre creo que va a pasar, total nunca habia esado en un terremoto pero se remecia todo cada vez mas y mas y cuando decidi salir y alcanzar el pasillo de las escaleras se corto la energia y empezaron los gritos.

Yo empece a bajar a saltos y tratando de alcanzar la lobby y al llegar a la entada del edificio la calle parecia una escena sacada de la ultima version de la guerra de los mundos: carros que chocan postes que se caen encima gente en el suelo y casas que se derrumban, me pregunto como recuerdo todo eso en un momento en el que habia total oscuridad...pero la gente, era lo mas impactante, cerca de un auto vi a una se�ora y pense que seria la unica victima del temblor ( todavia seguia pensando que eso era un temblor!)...solo que faltaban 515 mas.

Luego de pasado el primer remezon esperaba la primera replica, total mi papa decia que es asi pero fue mas largo y puso a la gente en mayor panico que ya no sabian que hacer. Asi que luego de eso empece a caminar a mi alojamiento y pasando por las calles empece a descubrir el da�o, casas en el suelo, paredes a punto de caerse y algunos carros aplastados por las paredes.

La pregunta de si habria alguien atrapado era evidente. Al dia siguiente, luego de 5 replicas y dormir en el suelo con 6 amigos mas, todos en la misma habitacion y asi las 3 noches siguientes.

A la ma�ana siguiente nos recogio la movilidad para ir al fundo y en el camino por el centro de la ciudad ver la iglesia del Se�or de Luren, que sobrevivio a otros terremotos y a la inundacion del Ni�o de 1998 era increible, estaba con la torre en el suelo, las personas al rededor no se quedaban viendola y muchos lloraban, supongo que tambien por las casi 50 personas que habian adentro, la plaza, el restaurante donde suelo tomar desayuno estaban en las mismas.

Luego lo previsible, casas destruidas la ayuda que tarda en llegar, aunque es cierto que el panico hace que la gente se desespere y felizmente no hubo saqueos masivos como decian, salvo el pillaje en negocios peque�os en las primeras dos noches, pero en si, el rumor de desmanes mayores siempre estuvo presente. Los vecinos de muchas calles al no haber energia prendieron fogatas para alumbrarse y protegerse, total de la carcel de la ciudad se habian escapado cerca de 150 presos.

LOs dias siguientes hasta el domingo en la> empresas nos dispusimos a organizar y distribuir ayuda que se consiguio con rapidez, disponiendo de carpas, viveres y agua, hsta pasar la emergencia.

Creo que recien alli me desplome y todo el cansancio y la tension acumulada de los primeros 4 dias se hizo notoria. Ya de regreso a lima leia los diarios y toda la ayuda que esta llegando sobre todo del vecindario, el avion colombiano que traslado afectados de Pisco a Lima, los " topos" mexicanos de busqueda y rescate, los voluntarios espa�oles, los viveres y carpas de chile, felizmente sin la foto de nadie como las latas de atun del idiota de Humala y Chavez,los bomberos bolivianos y ecuatorianos, la unidades de sangre y los perros de busqueda y claro la ayuda de otras ciudades peruanas que estan llegando estos dias a Pisco e Ica.


Una semana despues del terremoto Ica y supongo que pisco principalmente es una feria de chalecos de todos los colores, naranjas azules, verdes, cremas, todos ayudando pero en cierta forma algunos creando mas desorden, pues creen que es facil pararse en la plaza y repartir la ayuda, lo que ocasiona mas desorden.
pero al menor lo peor ya pas�.

vsm

Anónimo dijo...

Ese fue el peor dia que he vivido, nunca voy a olvidar los gritos de personas entre los escombros que pedian ayuda y yo no podia hacer nada y solo corria buscando a mi hija.
Tu blog me lo recomendo un amigo, escribes bien, dime porque no hacemos una campaña contra Soyuz?
Un saludo
Omar

Anónimo dijo...

Hasta ahora mi familia y yo seguimos en shock. No sabía lo de Yamashiro, pero asi son los politicos en nuestro país, y asi como no debemos permitir lo de soyuz, tampoco deberiamos comer en el huarango, el paradero, o caine y pescao, propiedades de ese sinverguenza q no hace nada por nuestra ciudad
Josefina

Anónimo dijo...

Hola,concuerdo con lo que escribes,aqui te adjunto un texto escrito por Hildebrant sobre esta tragedia que ha sacudido a nuestro país.
"La economía de mercado funciona como un reloj en el Perú: cuando la gente quiere viajar en mancha para ver a sus muertos, heridos, o sobrevivientes, o cuando quiere viajar para ver si sus casas se han rajado o desplomado, o para consolar a la tía o a sus padres por algún nuevo luto, entonces las empresas de transporte como Soyuz aumentan el precio de sus pasajes hasta duplicarlo. Eso se llama atender de inmediato las señales de la demanda. Eso es Adam Smith con su Tirifilo más, Milton Friedman con su Lastenio al costado, la mano invisible y el dedo medio en ristre.

Un día vino la Telefónica española y se compró la vieja y lerda compañía peruana del ramo. Prometió pagar dos mil millones de dólares pero pagó efectivamente mil cuatrocientos. Y ahora, cuando ya sacó varias veces su inversión, descubrimos que su red es de arañita, que los teléfonos fijos colapsan al primer terremoto y los móviles se callan a la primera sacudida. Es que la Telefónica ha vendido muchos más aparatos que los que podría servir y ha hecho un cálculo mezquino sobre la utilización promedial de la red. Es eso –y no los leves daños sufridos en su infraestructura– lo que nos incomunicó y silenció durante horas la noche del miércoles.
Eso también se llama economía de mercado pero a lo bestia: sin reglas, con ministra delivery, con Osiptel de mano enyesada y con un Congreso que suena siempre ocupado".
Alfonso

Fernando Nerú dijo...

Este poema, nació en la madrugada del 16 de agosto,
entre los escombros y el dolor de mi gente.



"Hoy quiero ser silencio y que hable este fúnebre aliento,
y el mortecino crujir de los huesos,
porque retoza la muerte en los escombros de este suelo yerto,
y se muere mi tierra desde la mar a mis versos.
Hoy quiero extraviarme en Ica de mis recuerdos,
caminar por los campos y admirar la nobleza de su gente,
embriagarme en su hermosura, pero de horror mis labios muerdo,
porque hoy todo es ruina y la tranquilidad ausente.
Esta noche, es luto el corazón que aun late,
por las sienes astilladas y entrañas que se esparcen.
Esta noche, hay plañido de orfandad descoyante,
por los pedazos de humanidad que en este suelo yacen.
Hoy paso por aquí la muerte con su blasón,
y se ha llevado el árbol y su simiente,
ha dejado desventura en mi tierra y desazón,
y un calvario que sangra por vertientes.
Tantos maxilares y humeros verdes han sido quebrados,
como canas y bastones prensados por murallas,
y las ondas horrorizan donde la muerte ha labrado,
surcos profundos en seres inocentes y canallas.
Todo es polvo en esta oscuridad sangrante,
y bajo este manto duermen los que al polvo se van.
Para unos el hades llegó en un instante,
pero a otros el dolor y la mutilación los torturaban.
Han caído tantos hombres como lares,
pilar sobre pilares, altar bajo altares,
y han sido heridos los templos hasta Antares.
Hoy es mi dolor tan grande y extenso,
lloro por ser hombre y por pecar contra Dios,
lloro por los críos triturados y acongojado pienso,
que el Señor es la lanza y el hombre el pecador.
Mañana el crepúsculo irritara los ojos,
y se cimbreara el país en toda su estructura,
porque aquí el terror abrió en el corazón abrojos,
y burbujea esta tierra sangre con dolor y amargura.
Hoy quiero extraviarme en Ica de mis recuerdos,
caminar por sus dunas y sus calles y creer que es presente,
pero aquí esta la muerte y de dolor mis labios muerdo,
porque hoy todo es ruina y la tranquilidad ausente.


Fernando Nerú

Fernando Nerú dijo...

A las autoridades ineficaces de mi ciudad,
que en estos tiempos de dolor, lucran con la necesidad de mi gente.



"El camino esta abierto y llena de heridas,
por ahí merodean los cuervos con disimulo,
tiene piel de cocodrilo de gran medida,
y proclaman ser corderos entre mulos.
Son de ojos amarillos y podridos,
las camisas ceñidas y carnudos los miembros;
se alborotan y gruñen por pomposos donativos,
hipócritas indolentes, toman para si lo del quiebro.
Genios en pantomima, compungen sus rostros,
dicen traer la paz, pero en sus almas solo llevan maldad,
duermen con el abrigo del menesteroso,
y consumen el pan del hambriento sin piedad.
Maldicen el suelo con sus relamidos pasos,
y se golpean tanto, que llevan el pecho inflamado.
Reservan la ayuda en fardos con lazos,
y en repartijas llenan sus alforjas cuervos malvados.
Mientras en los campos se mueren los niños y ancianos,
ellos robustecen y se ensalzan con laureles,
pero a leguas se siente el azufre de sus manos,
aunque perfumen sus vestiduras con claveles".


Fernando Nerú

Jesús dijo...

Pide a Fernando el poema anterior que le recité hace poco tiempo.
Me emocioné al leerlo y me sigo emocionando ahora al releerlo.
Saludos

Anónimo dijo...

Acabo de leer tu cronica, tu estudias con un amigo en la universidad.
Es muy triste comprobar una vez mas la ineficacia de nuestras autoridades, y hoy despues de mas de 2 meses te cuento que todo aqui en Pisco sigue igual.
Gracias por tu solidaridad demostrada Giuliana, un amigo de Pisco me conto lo que hiciste por el, eres una chica como pocas y te felicito y deseo ser tu amiga.
Pamela

Anónimo dijo...

Genial Giuliana, es una buena forma de hacerse idea de lo que vivieron. NUNCA MÄS A VIAJAR CON SOYUZ.
Un abrazo fuerte!!
Santiago